egaku

Name:
Location: Japan

Wednesday, December 28, 2005

El OFURO

Cuando niño, solía bañarme en el ofuro de la casa de mis abuelos japoneses, a las afuera de Lima. Lo construyó mi abuelo antes de la Segunda Guerra Mundial. Era de piedra y en la base había un agujero donde entraba una hornilla de querosene que proporcionaba al agua una temperatura ideal, de unos 45 grados.En tan inocente edad, nos bañábamos todos los hermanos y primos con una tía que nos iba instruyendo en su correcto uso colectivo. Jabonarse, asearse afuera y una vez limpios, hundirnos hasta las orejas en el agua caliente. Y cuidado con orinarse, nos advertía la tía Mami.
El ofuro es el baño tradicional japonés. Su origen se pierde en la memoria de la historia nipona. En el siglo XVI, cuando los europeos ocultaban sus olores bañandose en perfumes, los japoneses ya conocían las bondades del agua y del aseo personal.La costumbre se ha mantenido hasta la fecha, tan es así que ya no es necesario acudir a un baño público para gozar en casa de un ofuro privado.
Sin embargo, los japoneses no pierden la costumbre de concurrir a los baños públicos. Compatir con los amigos ese grado de intimidad que sólo se reserva a la gente que en verdad se estima, se aprecia. Por lo general los japoneses se meten en el ofuro poco antes de acostarse. Dicen que es muy sano irse a dormir justo después de bañarse con agua tan caliente. Les relaja y les disipa el estrés de la jornada.
A los baños públicos en Japón se les conoce con el nombre de Sento. Están equipados con Ofuro, Jacuzzi, Sauna, Gimnasio, Sala de vídeo, cibercaf y otros inauditos etcéteras. Antiguamente, acaso hace 150 años o más, los baños públicos eran mixtos (las viviendas del pueblo no contaban con ofuro) y la gente, las familias acudían a estos sitios sin sentir esa verguenza tan pecaminosa y cristiana que todo lo censura y lo prohibe.Hombre, mujeres y niños vivían un mundo acaso más sano e inocente. Y el desnudo era algo de lo más normal como estar vestido.