Name:
Location: Japan

Thursday, November 17, 2005

El kanji y las botellas

Cuando se acude a un bar nipón suele llamar la atención que detrás del cantinero o del barman se aprecien en las vitrinas numerosas botellas de whisky a medio tomar. Son botellas inusuales que tienen dibujado sobre sus etiquetas los kanjis de sus propietarios. Se pueden leer apellidos como Yamasaki, Kuroda, Kato, Takahashi, Yamaguchi, Goto...

Se trata, por supuesto, de bares amigos, donde el beodo ha logrado entablar una relación perdurable con el propietario que le permite tomar, valga la redundancia, esas licencias: poseer su propia botella.

Después de meterse un par de tragos, de despotricar, solo o con amigos, contra su jefe o de hablar de las licenciosas piernas de la Mariko, la secretaria, el tal Goto se despide y el cantinero devuelve la botella a la vitrina hasta la siguiente ocasión. Como es su botella no tiene necesidad de pagar por las copas bebidas o compartidas.

¿A quién se le ocurrió la modalidad de la botella cautiva? No se sabe. Los amigos japoneses suelen responder que eso ya estaba implantado cuando alcanzaron la edad necesaria para ir a un bar y tomarse un trago.

El hecho de comprar la botella de whisky en el propio bar garantiza al propietario contar con un bebedor cautivo, con un consumidor permanente y fiel. Ya se sabe el afecto que une, desde siempre, a hombres y botellas. ¡kamapi!



4 Comments:

Blogger María Guilherme said...

no sabría decir se me parece buena o mal idea...
Gracias por seguir contándonos cosas sobre la cultura japonesa.
un besito
M.

2:42 AM  
Blogger KBULLA said...

Y la fidelidad es mutua.Pues el cliente no creo que se preocupe (o a veces esté en capacidad) de recordar en que nivel dejó la botella. O si al barman le dió por echarle (¡sacrilegio!) agua a la botella. ;-)

Saludos.

3:00 PM  
Blogger GUBIA said...

ENCUENTRO MUY INTERESANTE LO QUE CUENTAS DE TU CULTURA SIGUE EN LO MISMO, ES AGRADABLE SABER DE OTRAS CULTURAS. LUZ

9:40 AM  
Blogger nadie said...

En Madrid (España) también existe esta costumbre. Y es bastante apreciada por los borrachos habituales, porque así se aseguran que beben su marca preferida sin adulterar (algunos camareros sin escrúpulos rellenan las botellas de buenas marcas con alcohol de peor calidad y menor precio).

4:38 AM  

Post a Comment

<< Home